Club de los Miércoles. Estamos leyendo….

21 febrero, 2013

 

Siete casas en Francia

Bernardo Atxaga

En Yangambi, junto al río Congo, el ejército de Leopoldo II de Bélgica impone el orden bajo la autoridad de Lalande Biran, un poeta con deseos de amasar fortuna y regresar a las tertulias de los cafés de París.

A su alrededor se mueven disparatados y espléndidos personajes que convierten aquella selva en un delirante circo de la ambición y el absurdo humano: el ex legionario Cocó, mujeriego y brutal, con la cabeza siempre dividida en dos; el gigante Donatien, servil y pérfido; los mandriles, una virgen, un león y una deslumbrante nativa. Pero las cosas comienzan a ser diferentes con la llegada de un nuevo oficial: Chrysostome Liège, un tirador infalible que esconde una enigmática personalidad.

Siete casas en Francia  es una novela que huye de la crónica sombría o de la denuncia vehemente; busca, en cambio, a través del humor y de la aventura, la metáfora que habla del lado siniestro de nuestro mundo.

Comentaremos esta novela 6 de marzo

Club de los Lunes. Estamos leyendo

18 febrero, 2013

Y punto Y punto

Mercedes Castro

 La voz de la subinspectora Clara Deza nos invita a un viaje al mundo de la oscuridad y el crimen, a través de una urbana pléyade de personajes y situaciones de quienes sabremos la pasión, el asesinato, los abusos de poder;las desventuras y las soledades. Una historia, de trazo realista, de trazo romántico, a caballo entre la primera y tercera persona de la narración (¿Cuenta Clara, cuenta Mercedes Castro?), con vehemencia, conflictos, miedos, imponderables, angustia; destino. Ingredientes que circularán a veces a turnos, las más, completamente, por las jornadas que vivirá la protagonista, en la calle, en su casa, entre policías, en su intimidad. Confesiones y registros, en un estilo ágil, espontáneo, imitando el habla de la calle, imitando la suciedad de los edificios, de las frustraciones, de las injusticias. La soledad del individuo en un mundo hostil. Os proponemos un viaje “negro” sobre el que compartiremos distintas miradas, enriquecedoras todas, a destellos o a ráfagas. Un mismo libro contado por muchas personas, armonizando voces, conexiones, ideas, en cada nuevo encuentro. Se invita a la sugestión y a la emoción. En palabras de la protagonista, citamos, “Los maderos somos cotillas por naturaleza, entramos a husmear sin pedir permiso a nadie, basta con que veamos una puerta abierta”. Pues eso, ahora, como lectoras y lectores toca husmear por esta novela calificada por la crítica de “rotunda” y “llamada a remover los cimientos de la narrativa negra española”.  Y hasta aquí podemos contar.

 Comentaremos esta novela en tres sesiones: 4 y 18 de marzo y 8 de abril