Club de los lunes. Estamos leyendo…

21 noviembre, 2018

Memorias de una superviviente

Doris Lessing

Mientras contempla el derrumbamiento de nuestra civilización industrial-urbana desde la ventana de su apartamento, un mundo paralelo se abre para la narradora a este lado de la pared: una morada impregnada de sufrimiento por un pasado de represión y desamor, aunque también iluminada por la esperanza de un mejor futuro. Afuera, donde la lucha es por la supervivencia más elemental, nuevas formas de solidaridad social –de carácter casi tribal– sustituyen a la antigua organización burocrática, ante la indiferencia de las autoridades. A medida que dejan de funcionar los servicios públicos básicos, la gente debe recurrir al ingenio y reabrir antiguos pozos artesianos, cultivar huertos en los solares baldíos y criar ganado en las terrazas. En cierto modo, todo vuelve a ser posible: el retorno a una espontaneidad y comunicación casi perdidas en las relaciones con los demás. Por otra parte, sin embargo, no hay tregua en la lucha de todos contra todos, en la que el robo, el pillaje, el asesinato, y tal vez el canibalismo, son asuntos del día a día.
Un desconocido confía a la protagonista el cuidado de una niña y la compromete así con el futuro. A través de ella, la autora redescubre el proceso de integración que lleva del egocentrismo de la infancia a la responsabilidad social adulta. Al mismo tiempo, nos ofrece una bellísima descripción del despertar de una mujer a la sensualidad y el amor, y con ello a las contradicciones de la relación hombre-mujer, otro de los temas centrales en Lessing.

Publicada originariamente en 1974, Memorias de una superviviente es un “intento de autobiografía”, en palabras de la autora, una inquietante premonición de un futuro tiempo de barbarie, aterrador por cuanto en él vemos reflejadas las tendencias de nuestra sociedad. Con el estilo narrativo de una fábula, la autora apela directamente a la sensibilidad del lector, y nos quiere hacer comprender no sólo los hechos –la crónica de la desintegración de un modo de vida–, sino sobre todo cómo vive la gente esos cambios en su vida cotidiana.

Hablaremos de este libro de Doris Lessing el 10  de diciembre de 2018

Anuncios

Club de los miércoles. Estamos leyendo….

19 noviembre, 2018

Delicioso suicidio en grupo

Arto Paasilina

Lo más importante en esta vida es la muerte, y ni siquiera ésta es realmente importante.» Siguiendo este reconfortante dicho, y tras una vida oscura y mezquina, miles de finlandeses se lanzan anualmente precipicio abajo o ponen fin a sus
vidas en el típico granero finés, inhalando dióxido de carbono del tubo de escape. Precisamente el día de San Juan, la
fiesta de la luz y la alegría de principios de verano, Onni Rellonen, un pequeño empresario en crisis, decide poner fin a
su vida. Pero apenas ha encontrado, en un granero apartado, el lugar ideal para afrontar la muerte, unos ruidos extraños lo detienen. En el último segundo, Onni consigue salvar a otro visitante del granero, que se mantiene a duras penas sobre una silla tambaleante y con un nudo corredizo alrededor del cuello: porque precisamente el mismo día de San Juan, la fiesta de la luz y la alegría de principios de verano, el coronel Kemppainen, un viudo desconsolado, también había decidido poner fin a su vida. Disuadidos por este encuentro fortuito, renuncian al común propósito y empiezan a charlar sobre los motivos que les han llevado a tomar tan trágica decisión. Mientras hablan animadamente, llegan a casa del empresario, toman una sauna, beben coñac y empiezan a tutearse, hasta que se rinden ante una evidencia: existe un gran número de candidatos al suicidio. De ahí nace una amistad que durará toda la vida, además de la genial idea de fundar una asociación de «aspirantes a suicida».

Analizaremos Delicioso suicidio en grupo el 12 de diciembre de 2018